El tiempo en: Sanlúcar
Sábado 25/05/2024  

Andalucía

Tensión entre Italia y Hungría por el caso de la italiana encarcelada en Budapest

En el caso de Ilaria Salis, encarcelada en Budapest por agresión y que apareció en el aula del tribunal encadenada de pies y manos

  • Bandera de Hungría. -

El ministro de Exteriores italiano, Antonio Tajani, aseguró este jueves "que no existe ninguna injerencia por parte italiana" en el caso de Ilaria Salis, encarcelada en Budapest por agresión y que apareció en el aula del tribunal encadenada de pies y manos, después de las acusaciones a Italia por parte de su homólogo húngaro

"No hay ninguna injerencia de la parte italiana" en el caso Salis, "nos hemos preocupado de lo que tenemos que preocuparnos, que es la protección de los derechos del detenido, lo hacemos por la señora Salis como por todos los detenidos italianos en el mundo", afirmó Tajani, al ser preguntada al margen de un acto en la Cámara de Diputados.

Tajani añadió sobre el caso: "Las normas relativas a la detención deben respetarse en la Unión Europea. Estamos en contacto permanente con la familia y ayer entregué un documento escrito al ministro de Asuntos Exteriores húngaro para decirle lo que podemos hacer y que, si se concede el arresto domiciliario a la señora Salis, debe garantizarse en cualquier caso la seguridad de la detenida bajo arresto domiciliario y de su familia".

Este miércoles se produjo una reunión entre Tajani y su homólogo Peter Szijjarto, tras la que el ministro húngaro escribió en un mensaje en X que estaba sorprendido de la injerencia italiana en le caso.

"Esta señora, presentada como mártir en Italia , vino a Hungría con un plan claro para atacar a personas inocentes en las calles como parte de una organización radical de izquierda (...) esta señora reciba el castigo que merece en Hungría, porque nadie, ningún grupo de extrema izquierda, debería considerar a Hungría como un ring de boxeo al que pueden venir y planear matar a alguien".

Szijjarto añadió que el Gobierno húngaro no interferirá en el juicio.

Salis, de 39 años y de la ciudad italiana de Monza (norte), lleva un año en prisión preventiva en una penitenciaría de alta seguridad de Hungría acusada de haber agredido junto a otras personas a varios neonazis durante unas manifestaciones en febrero de 2023.

La mujer, para quien la Fiscalía de Budapest ha reclamado 11 años de prisión, fue hoy llevada ante el Tribunal atada de pies y manos mientras una agente de policía la conducía con una cadena.

Su padre, Roberto Salis, denunció entonces que es "tratada como un animal", en declaraciones a la agencia Ansa, mientras que su abogado, Eugenio Losco, tachó ese trato como "una grave violación de la normativa europea" sobre el trato de reos y pidió al Estado italiano "acabar con esta situación inmediatamente".

También la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, pidió a su homólogo húngaro, Viktor Orbán, que garantice "un trato digno " y "un proceso justo" para Ilaria Salis, al margen de la cumbre europea del 1 de febrero.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN