El tiempo en: Sanlúcar
Martes 23/07/2024  

Última Columna

Mas que techos se derrumban en la Piñera

Palabras de la Concejala: elección de materiales pobres y una mala planificación en la construcción, han provocado las actuales deficiencias estructurales

Publicado: 17/04/2024 ·
23:53
· Actualizado: 17/04/2024 · 23:53
Autor

Rafael Fenoy

Rafael Fenoy se define entrado en años, aunque, a pesar de ello, no deja de estar sorprendido cada día

Última Columna

En este blog se pretende compartir análisis, reflexión y algo de conocimiento contigo persona lectora

VISITAR BLOG

 Mas que techos se derrumban en la Piñera

¿Se acuerda Vd de aquello de “Cuando el monte se quema algo suyo se quema”? Este fue un conocido slogan de la campaña contra incendios forestales de 1962-63 promovida por el Ministerio correspondiente https://www.miteco.gob.es/es/biodiversidad/temas/incendios-forestales/campania _tv 1962_63.html. Entonces ningún político transfería el daño a la propiedad privada que se quemaba, sirviendo a la perversa estrategia de privatizar el beneficio y socializar las pérdidas. De ahí que la sabiduría popular parafraseara este slogan convirtiéndolo en este otro: “Cuando el monte se quema algo suyo se quema,… Sr Conde”. Que por cierto da titulo a un interesante artículo sobre incendios forestales del arquitecto Tomás Marín Rubio.

Basta la referencia para trasladarla a la tragedia que sufren familias de varios bloques de viviendas “sociales” de la Piñera que ven tapiado el acceso a las mismas, porque el techo de un piso de un edificio se ha caido. Esta vez es la Calle Cantábrico, hace poco más de 3 años fue en la calle colindante Avd. de Andalucía número 5. El 13 de Abril de 2021 los vecinos desahuciados de sus viviendas pretendían concretar con las autoridades alguna solución habitacional, dada la imposibilidad de resolverla por sus propios medios. No es casualidad que todos los edificios afectados pertenecen al conjunto de 12 bloques denominados administrativa y popularmente los CA-8. Fue la primera promoción de viviendas sociales que otrora promoviera el Ministerio de la Vivienda de la dictadura de Franco. Se construían en medio de la nada al mismo tiempo que la Cárcel cercana, actualmente indigno CIE (Centro de internamiento para extranjeros). Este detalle debe ser desconocido por la teniente de alcalde de Urbanismo, Yéssica Rodríguez, al realizar recientemente las siguientes declaraciones: “desde la Junta de Andalucía de Juanma Moreno y de este Ayuntamiento, lo único que hemos hecho es trabajar de forma incansable para dar una solución al gran desastre creado por los socialistas cuando gobernaban en Andalucía. Este fue un proyecto de la Junta de Andalucía socialista, por lo que sus males decisiones en cuanto a la elección de materiales pobres y una mala planificación en la construcción, han provocado las actuales deficiencias estructurales”. En construcción de la estructura de estas viviendas la Junta de Andalucía no ha podido intervenir, simplemente porque en 1952 no existía. Pretender reducir este grave asunto a una confrontación política no ayuda en modo alguno a dimensionarlo. Porque las dimensiones del “chabolismo vertical” de algunos bloques de viviendas sociales “históricas” de la Piñera es enorme. Por otro lado la contradicción en la que incurre el Ayuntamiento es evidente: Por un lado el técnico municipal que realiza el informe afirma: “Los daños ocasionados son debidos a filtraciones de agua de lluvia, siendo evidente que se ha producido falta de conservación a lo largo de los años.” Por otro lado la concejala, jefa de esos técnicos, imputa el desastre a “la elección de materiales pobres y una mala planificación en la construcción, han provocado las actuales deficiencias estructurales (por parte de la Junta de Andalucía)”  ¿Es posible tan contradictorias afirmaciones? Podrían no serlo, aunque las consecuencias de asumir ambas conlleva que las administraciones son responsables de deficiencias en la construcción de esas viviendas y también de la falta de mantenimiento, al menos mientras esas viviendas eran de su propiedad. Igualmente los anteriores propietarios, por ejemplo bancos, instituciones solventes, tienen una mayor cota de responsabilidad en este desaguisado. Y probablemente un juez a la vista de las deficiencias estructurales acabe anulando los contratos de compraventa por ser fraudulentos al no informar de los “vicios ocultos” en la construcción. Pretender que sean exclusivamente quienes vivían en estos momentos las personas responsables de encontrar soluciones es injusto y por tanto toca a las administraciones dar respuestas: Primero valorar el posible apuntalamiento y reparación para seguir siendo habitables y seguras las viviendas. Si es viable iniciar las obras en colaboración con los vecinos.  Si no es posible esta opción, cabe garantiza el alojamiento mediante una alternativa habitacional a las familias y planificar la demolición de las viviendas para construir en ese solar nuevas que permitan el realojo.

En 2023 había algo más de 3000 familias solicitantes de viviendas sociales. En ese mismo año la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía, (AVRA), que dispone de sede comarcal en Algeciras C/ Baluarte nº16 en Algeciras, informaba del número de viviendas sociales de acceso diferido a la propiedad, que son las que tienen “un régimen híbrido entre alquiler y compraventa”, en el que se paga renta de alquiler hasta el total que se consuma en escrituras: Algeciras con 284 y la Línea de la Concepción con 206 suman casi el total de las existentes en el territorio un total de 509. Todas ellas siguen estando bajo titularidad de AVRA mientras no se eleven a escritura pública. Este aspecto es esencial ya que si en los bloques afectados y los próximos, si nadie lo remedia, parte de la propiedad de los mismos es de la Junta de Andalucía ¿Qué responsabilidad en su mantenimiento y gestión tiene? El enredo de la propiedad de las viviendas es preciso resolverlo, ya que no es infrecuente, todo lo contrario la denominada “venta de llaves”, que desde tiempos se viene realizando con total “normalidad” sin que se llegue a saber quien ostenta la propiedad de la vivienda. Y ello con el conocimiento directo de las administraciones publicas que según parece miran para otro lado en bastantes ocasiones. Mucho de lo que responder por parte de quienes políticamente deben velar por el bien común y asumir sus responsabilidades por la dejación de situaciones que a todas luces acaban en desgracias personales y familiares.

Fdo Rafael Fenoy Rico

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN