El tiempo en: Sanlúcar
Sábado 18/05/2024  
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Cádiz

Adiós, Kichi; hola, Bruno: Cádiz apostó por el cambio político en 2023

El PP se impuso con mayoría absoluta en el último suspiro el 28M; el relevo del que fuera alcalde y las tensiones en la izquierda pasaron factura a Adelante

Publicidad Ai Advertisement Publicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Bruno García, con Teófila Martínez, durante el escrutinio el 28M. -

En este 2023, año electoral, el PP recuperó la Alcaldía como en los viejos tiempos, con una cifra de ediles suficiente para dirigir los designios de la ciudad en solitario. Lo consiguió con Bruno García, miembro de los equipos de Teófila Martínez desde 2007, hasta la dimisión de está, y, posteriormente, con Juancho Ortiz, hasta febrero de 2019, como líder de la candidatura.

El pasado 9 de enero, VIVA CÁDIZ adelantó que el PP barajaba el nombre del entonces parlamentario andaluz y presidente de la formación en la provincia como número uno para liderar la lista el 28 de mayo. En víspera de su anuncio oficial, VIVA CÁDIZ avanzó que, efectivamente, pondría su cara en el cartel.

También se barajaron otras opciones. Es el caso de José Manuel Cossi, pero despertaba recelos en las direcciones regional y nacional, dado que no lo consideraban ‘pata negra’. Incluso se planteó que Teófila Martínez, alcaldesa entre 1995 y 2015, volviera al ruedo municipal como primer espada. Sin embargo, fue descartada por el temor compartido en todos los niveles de que movilizara a una izquierda que no podría contar con el carismático José María González, Kichi.

El primer edil durante los dos últimos mandatos informó en noviembre de 2022 que daría un paso al lado en cumplimiento de la limitación de mandatos contemplada en los estatutos de su formación. David de la Cruz, asesor municipal, tomó el testigo.

A partir de ahí, el partido apostó por reeditar la coalición que les permitió conservar el Gobierno local en 2019. Las negociaciones no fueron fáciles y, cuando todo parecía estar atado, Podemos dio un portazo solo unas horas antes de comparecer ante los medios para presentar la candidatura de la nueva marca, Adelante Izquierda Gaditana (conformada por Ganar Cádiz, IU, Verdes Equo y Alternativa Republicana), para concurrir a las urnas en solitario.

El PSOE, por su parte, eligió a Óscar Torres como número uno, después de que José Pacheco, subdelegado del Gobierno en Cádiz, se negara a asumir la responsabilidad.

La noche electoral fue de infarto. Hasta el 97%, el PP parecía condenado a la oposición pese a ganar de forma holgada. Finalmente, por algo más de 200 papeletas, los populares obtuvieron los 14 concejales que convirtieron a Bruno García en alcalde. PSOE, con siete, y Adelante Izquierda Gaditana, con seis, solo pudieron felicitar al próximo primer edil.

Los comicios certificaron la defunción de Ciudadanos, con Juan de Dios Sánchez como candidato, y volvieron a dejar sin representación a Vox, que se quedó con el 4,63% de las papeletas. Cádiz Sí, con Ismael Beiro, y Ahora Cádiz, con el ex candidato de la formación naranja Eugenio Belgrano al frente, fueron condenados a la irrelevancia.

En su toma de posesión, el 17 de junio, Bruno García aprovechó la presencia de Juanma Moreno en el Pleno para reivindicar a la Junta y al resto de administraciones protagonismo para la capital y tendió la mano a la oposición, pese a contar con la mayoría absoluta: “No hay otro bando, otra lucha que no sea la defensa” de Cádiz.

Seis meses después, el primer edil considera que la Administración autonómica es aliada tras dar por encauzada la Ciudad de la Justicia, el nuevo hospital y Valcárcel y abordar otras infraestructuras y proyectos de importancia para el municipio, como la integración Muelle-ciudad o el futuro de la antigua Escuela de Náutica.

Pendientes de la aprobación del nuevo presupuesto, ha exprimido las cuentas en vigor, prorrogadas en 2022, para apostar, fundamentalmente, por la vivienda. El primer edil insiste en que ya hay garantizada financiación para un centenar de viviendas públicas y ha impulsado, con Zona Franca, la construcción de otras 800, la mitad de renta libre, en Navalips.

Con PSOE y Adelante Izquierda Gaditana la relación, no obstante es tensa. Torres y De la Cruz reiteran falta de diálogo y no han dado tregua.

Al mismo tiempo, Torres tuvo que encajar una nueva derrota de sus siglas en las elecciones generales en la capital, donde volvió a imponerse el PP el 23J, pero lo cierto es que el líder socialista había recuperado el diputado provincial y, de la mano de José Ramón Ortega, ha pacificado la siempre revuelta agrupación local.

Por su parte, Adelante Izquierda Gaditana resiste pese a las turbulencias en ese lado del espectro político entre Yolanda Díaz e Ione Belarra. IU Cádiz, que no tiene concejal, mantiene discurso propio pero se mantiene en la coalición municipal.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN