El tiempo en: Sanlúcar
Sábado 25/05/2024  
Publicidad Ai
Publicidad Ai

El Condado

Doñana recupera sus principales lagunas, aunque las lluvias llegaron tarde para invernada

El pasado mes ha sido el segundo marzo más lluvioso en Doñana de los últimos 55 años, con 145 litros por metro cuadrado, solo superado por el de 2018, con 185 l

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai

Imágenes de las lagunas de Doñana tras las lluvias

Imágenes de las lagunas de Doñana tras las lluvias

Imágenes de las lagunas de Doñana tras las lluvias

Imágenes de las lagunas de Doñana tras las lluvias

Las lagunas más importantes de Doñana han recuperado volumen de agua tras las cuantiosas precipitaciones de marzo, aunque no han sido suficientes para la recuperación de las lagunas temporales y han llegado tarde para la invernada de las aves.

El pasado mes ha sido el segundo marzo más lluvioso en Doñana de los últimos 55 años, con 145 litros por metro cuadrado, solo superado por el de 2018, con 185 litros, según los datos de la ICTS (Instalación Científica Técnica Singular) del parque nacional.

“Ha cambiado todo, hay otra alegría”, resume la situación, en declaraciones a EFE, Carmen Díaz Paniagua, investigadora de la Estación Biológica de Doñana (EBD), tras un recorrido por el parque nacional. 

No obstante, la intensa lluvia ha llegado demasiado tarde a efectos de la invernada de aves. Durante el invierno se acercan a las zonas húmedas de Doñana cientos de miles de aves, que este pasado invierno se quedaron en 120.000, la peor cifra de la serie histórica de conteos. 

La ICTS-Doñana considera difícil llegar a la media histórica de precipitaciones, unos 500 litros, ya que en estos momentos son poco más de 400 los acumulados en el año hidrológico, que termina en septiembre, aunque, en cualquier caso, ese volumen de agua ya es superior al de los tres años anteriores.

Las lagunas temporales de Doñana suman unas 2.000 y conforman un hábitat propio, catalogado por la Directiva europea. Su leve resurgimiento en las zonas de cota más baja se mantendrá si llega más lluvia, pues el nivel del freático se encuentra muy hundido por las extracciones legales e ilegales en el acuífero para uso de la agricultura y de la urbanización de Matalascañas.

Respecto a la marisma, cuyo aporte no es desde el acuífero sino por lluvia y arroyos, también ofrece un aspecto muy diferente, con una lámina de agua en numerosas zonas, como se puede comprobar a través de las cámaras en directo de Doñana ( http://streaming- camaras.ebd.csic.es/ ). La marisma de Hinojos ofrece una gran lámina de agua y el lucio del Palacio solamente grandes charcones.

Desde 2017 las precipitaciones en el espacio natural están por debajo de la media, lo que ha provocado que se secaran en los dos últimos veranos la totalidad de las lagunas, incluida la más grande, la de Santa Olalla. 

Hoy, sin embargo, su profundidad en el centro llega a los 1,78 metros, según la medición de Díaz Paniagua, y la vecina laguna Dulce ha ganado 15 centímetros de altura.

Los datos que toma la ICTS Doñana indican que los mejores años hidrólógicos en la comarca fueron los de 1995-96, con 1.027 litros por metro cuadrado, 1989-90 con 963, y 1987-88, con 946 litros.

Respecto al mes de abril, en los últimos cinco años la media de lluvias ha sido de unos 40 litros, mientras que en mayo cae a 14, y en junio, julio y agosto prácticamente no llueve, de ahí la alta posibilidad de que no se alcance la media histórica.

El agua caída sí va a ser muy útil para los anfibios, que tendrán ahora un pico de actividad reproductora.

En todo caso la EBD insiste en la cautela, porque aunque las lluvias “han aliviado en parte los problemas de sequía más inmediatos, no solucionan el problema de la sobreexplotación de las aguas subterráneas”.

Asimismo, resalta los aportes de los principales cauces que vierten a la marisma, fundamentalmente los arroyos de la Rocina, del Partido, Caño Marín y el río Guadiamar a través del Caño Travieso, que cuando han entrado en funcionamiento de manera significativa, las áreas inundadas en la marisma se han multiplicado.

A través de las primeras imágenes satelitales tratadas del Sentinel que se han podido obtener de forma posterior al episodio de lluvias, se observa que, en general, se han inundado todos los caños y zonas profundas de la marisma, aunque con láminas someras de agua. No obstante, en zonas como Las Nuevas el nivel hace una semana alcanzaba los 70 centímetros de altura. 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN