El tiempo en: Sanlúcar
Lunes 22/04/2024  

La tribuna de Viva Sevilla

Hace 6 años que falleció Nicolás Salas, maestro de periodistas y cronista infatigable

Rosa Cárcela destaca, de su extensa carrera profesional, la puesta en marcha de la nueva Redacción de ABC de Sevilla durante la Transición

Publicado: 13/02/2024 ·
13:24
· Actualizado: 13/02/2024 · 13:29
  • Nicolás Salas. -
Autor

Viva Sevilla

La redacción de Viva Sevilla analiza el panorama social y político de la ciudad para que estés al tanto de todo

La tribuna de Viva Sevilla

Un paso más en el análisis de la actualidad sevillana. Reflexiones sobre lo que ocurre en la ciudad

VISITAR BLOG

El maestro de periodistas Nicolás Salas, excepcional cronista de Sevilla, hace hoy seis años que falleció. Fue y sigue siendo un ejemplo de trabajo constante, superación y dedicación en cuerpo y alma a lo que más le gustaba: el ejercicio del periodismo. De su extensa carrera profesional, de lo que más se sentía orgulloso era de haber puesto en marcha la nueva Redacción de ABC de Sevilla en su etapa de director (1976-1984). Fue una tarea difícil, pero lo consiguió. Durante ocho años innovó totalmente este periódico: incorporó por primera vez a mujeres periodistas, creó secciones como 'Sin rodeos', añadió mini editoriales a noticias de interés, eliminó los anuncios de prostitución y un largo etcétera. También tuvo que sufrir una etapa convulsa y peligrosa, ya que estuvo tres años con escolta, de día y de noche, amenazado por la ETA y los Grapo. Trabajó en numerosos periódicos y fue en Viva Sevilla, donde publicaron su último artículo al día siguiente de morir.

Manuel Jesús Florencio, periodista que formó parte de la renovada Redacción de ABC, y que posteriormente fue director de Diario de Sevilla y Viva Sevilla, contaba en el artículo "Nicolás Salas: murió con las botas puestas", publicado en su blog el 14 de febrero de 2018: "Cuando Nicolás Salas ingresó en el hospital de San Juan de Dios del Aljarafe pocos días antes de su fallecimiento a los 84 años de edad, su principal preocupación no era, según nos contó su hijo homónimo, su ya precario estado de salud, sino que sus familiares comunicaran al periódico que posiblemente no pudiéramos contar con su página semanal, dedicada a la Sevilla de ayer y de hoy, a fin de que nos preparáramos para cubrir ese eventual hueco. Pero ya sabemos que ese hueco nunca se podrá cubrir, por más que a mí me pareciera que Nicolás jamás faltaría a la cita con sus lectores, aunque estuviera al borde de la muerte, tal era su fortaleza, su inmensa voluntad y su apasionada entrega al oficio de periodista. Por esos rasgos de su fuerte personalidad puedo decir con propiedad que Nicolás Salas, mi director en aquella inolvidable Redacción de ABC de la calle Cardenal Ilundáin, ha muerto calzado con las botas de periodista hasta el último suspiro".

Su hijo Nico Salas, también periodista, nos comenta que en sus últimos años de vida publicaba artículos en Viva Sevilla y "el día que lo enterramos la familia se publicó su último trabajo. La vida de mi padre estuvo dedicada a lo que más le gustaba que era el trabajo, era muy perfeccionista con todo lo que hacía, incluso llegaba a ser obsesivo. Tenía unas convicciones éticas y no permitía que se traspasaran. Por eso decía que el periodista no debe perder la libertad o la llamada ética profesional. Yo le escuchaba decir que a sus redactores les exigía rigor, vocación y que salieran a la calle, puesto que el verdadero periodismo no está en la Redacción".

Entrevistando a Helenio Herrera en 1953.

La que suscribe tuvo el privilegio de hacerle varias entrevistas a Nicolás Salas en su casa durante el año 2015 y 2016, explicando que la Redacción de ABC de Sevilla que se encontró cuando lo nombraron director en noviembre de 1976 venía del franquismo y con mucho esfuerzo consiguió renovarla al completo: "Yo tenía una ambición dificilísima que era cambiar la imagen del ABC del franquismo a la democracia, pero sin que se notara. La Redacción antigua -integrada por periodistas cincuentones, sesentones y hasta setentones-, no estaban por la labor y no aceptaron nunca mi nombramiento; me rechazaron sin paliativos. Fueron pocos los que se quedaron, la mayoría se fue jubilando".

De este modo, el nuevo director de ABC de Sevilla -nombrado por el presidente de Prensa Española, Guillermo Luca de Tena-, tenía la misión de hacer una Redacción nueva: "Es la mejor y la más importante labor que yo hice como director. Formar una Redacción es lo más apasionante, hermoso y significativo de un director; mucho más que hacer un periódico. Hablo de finales de 1977, ya entrado el 78, en la Transición española. Una vez Guillermo Luca de Tena me preguntó por la nueva Redacción de periodistas jóvenes: '¿Cómo es posible que una Redacción de rojos haga un periódico tan de derechas?'. Y le dije: 'Es relativamente fácil, porque yo he hecho una nueva Redacción en la que prevalecen tres puntos o principios: 1º. Tienen que ser buenas personas, 2º. Deben tener vocación periodística, y 3º. Hay que ser riguroso con el trabajo, no desde el punto de vista moral, sino éticamente riguroso'. Eso fue muy difícil de lograr, incluida la selección de la plantilla", señalaba Nicolás Salas en 2015.

Cuando lo nombraron director de ABC de Sevilla, ese mismo día, Guillermo Luca de Tena le dijo: "Te voy a dar una consigna: absoluta independencia". Y Salas le contestó: "Eso me lo vas a poner en una hoja" y la puso enmarcada en su despacho. Precisamente, una de las primeras medidas que tomó como director fue eliminar los anuncios de masajes, ya que en realidad no se ofertaban masajistas sino prostitutas.

"Le pedí a Guillermo eliminar esta publicidad y me respondió que era un dinero muy importante el que entraba y yo le contesté: 'Sí, sí, pero lo que pasa es que si nosotros pregonamos desde la portada hasta el final que somos católicos y luego se publican dos páginas de prostitutas, pues ya me dirás. Además, el periódico entra en las casas y lo ven los niños'. Total, que el presidente de Prensa Española me aceptó la propuesta y, durante los ocho años que fui director, no se publicó un anuncio de masajistas. Pero no veas lo que tuve que pasar, ya que veían al periódico las dueñas de los club de masajes a verme, para tratar de convencerme del daño que yo hacía si se quitaban los anuncios y, por supuesto, no accedí nunca", explicaba Nicolás Salas.

"Al día siguiente de yo dejar la dirección del periódico, ya se habían publicado tres páginas de anuncios de masajistas. Me sustituyó en octubre de 1984 Francisco Jiménez Alemán, que era un capataz de Madrid y vino a hacer lo que le decía Luis Mª Ansón, que era vender el periódico, porque lo vendieron, las portadas, todo", concluye tajante Salas.

Una decisión avanzada de Nicolás Salas fue la entrada en el periódico de mujeres periodistas: "Las mujeres nunca habían estado en la Redacción y yo las llevé por primera vez al ABC. En febrero de 1977 yo incorporé a Margarita Jiménez, a la que ayudé en todo lo que pude. Después vino otra periodista, también de nombre Margarita, y luego Gloria Gamito, una persona única, irrepetible y gran periodista". Nico Salas también da fe de este hecho: "La Redacción de ABC llegó a tener 76 personas, sin contar con los fotógrafos. Fue la primera de Andalucía donde entraron a trabajar mujeres periodistas".

Otra medida de Nicolás Salas fue la puesta en marcha del denominado 'Banco de los Pobres': "Cáritas nos facilitaba un caso de especial necesidad para publicarlo y los lectores ayudaban. Todos los casos que se publicaron se resolvieron. Aunque era un trabajo periodístico, los redactores no querían hacerlo. Cubríamos una faceta periodística de servicio público".

Nicolás Salas.

Nico Salas subraya que, siendo director su padre el presidente de Prensa Española, Guillermo Luca de Tena, le dijo que la línea editorial iba a cambiar, debido al nuevo gobierno socialista de Felipe González, en 1982. "Pero mi padre no quiso doblegarse a dejar su línea, ya que él decía era fundamental no perder la libertad del periodista". Cuando dejó de ser director, en 1984, decidieron nombrarlo adjunto a la Presidencia de Prensa Española, S.A., desde 1984 hasta diciembre de 1998, cobrando un sueldo, pero no tenía poder de decisión. "Ansón y los dueños de Prensa Española optaron por esta salida, ya que el darle una indemnización les hubiera salido carísimo", aclara Nico Salas. Desde 1998 hasta 2000 fue colaborador de ABC, firmando un artículo de opinión, 'El Espejo, en las páginas de Economía. El 4 de marzo de 2000 fue cesado como colaborador por el director de ABC de Madrid, José Antonio Zarzalejos.

Nicolás Salas fue, sin duda, un adelantado a su tiempo, era un libre pensador que no se sometía a ningún poder, por este motivo era incómodo tanto para los sectores de la derecha como de la izquierda. Tenía una visión crítica y era políticamente incorrecto. "Los de derechas me dicen rojo y los de izquierdas facha. Eso significa que voy por el buen camino", frase que recuerda Nico Salas pronunciaba su padre. Decía en 2015, sobre su visión del periodismo actual, que éste no le da a los lectores lo que necesitan: "Hay cuatro factores clave que han desaparecido: Una buena agenda completa con todos los actos de la ciudad, dar más protagonismo a las 'Cartas al director' ya que refleja lo que el periodista no capta, ilustrándolas con fotos; potenciar informativamente la vida social local (bodas, bautizos, comuniones e incluso las separaciones y también hay que ilustrarlo) y, en la temática de sucesos, hacer un seguimiento informativo”.

Según su visión, "el periodismo actual es una mentira total, todo está plagado de política y de intereses. El periodismo es la calle y no la redacción. Cuando se rompe una relación de la prensa con las personas, como ocurre actualmente, se rompe generacionalmente. Ha habido un cambio radical en las fuentes informativas. Antes los periodistas acudían personalmente a las casas de socorro, a los hospitales, a la policía para conseguir sus datos. El periodista de hoy en día no acude a estos sitios. Hay que estar en la calle para enterarse de lo que pasa”.

Nicolás de Jesús Salas (Valencia, 28 junio 1933-Sevilla 13 de febrero 2018), comenzó sus actividades periodísticas en el diario Sevilla (1950) y el semanario Trofeo  (1951), pasando después al semanario ¡Oiga! (1952) y El Correo de Andalucía. Además, trabajó simultáneamente para la Hoja del Lunes (1952-1976) y Radio Sevilla (1970-1973). Aunque valenciano de nacimiento, era sevillano de convicción y pasión, ya que vivió casi toda su existencia en Sevilla, ciudad a la que amaba y conocía como nadie. En sus últimos años publicó artículos en El Correo de Andalucía, Diario de Sevilla y finalmente en Viva Sevilla.

Nicolás salas era, ante todo, periodista, pero también fue escritor de amplia obra, historiador, documentalista y conferenciante. Autor de más de 52 libros publicados y tres que se han quedado sin publicar. Destacan títulos como Sevilla, ayer y hoy, Sevilla siempre o Sierpes Universal. Sus último libros fueron  Expaña. Libro Blanco del Esperpento Español. Alegato contra los parásitos de la democracia, Funcionarios unidos contra el enchufismo. Libro Blanco de su Rebelión Cívica, Tamarguillo. Metamorfosis de Sevilla (1961-1977), 50 Sevillanos del Siglo XX y Riadas. Historia gráfica y documental del azote de Sevilla desde su fundación hasta el siglo XXI.

Además su libro Las Ferias de Sevilla fue Premio "Ciudad de Sevilla" 1973,  Secretos del mundo de los toros, Premio Ateneo de Sevilla de ensayos taurinos 1973; y Andalucía: los siete círculos viciosos del subdesarrollo, Premio "Sevillano del año" de la Cadena SER 1972.

Cosechó numerosos galardones periodísticos y literarios por su obra, como los premios Ateneo Taurino (1972), Ciudad de Sevilla (1973), el galardón Luca de Tena en 1981, o el premio Ateneo-Planeta de Novela concedido en 1986 por su obra ‘Morir en Sevilla’, donde relata cómo vivió la ciudad los primeros días del inicio de la Guerra Civil en 1936. Fue colegiado de honor de los Colegios Oficiales de Médicos, socio de honor del Ateneo de Sevilla y de la Sociedad Nicolás Monardes de Médicos Escritores y Artistas.

También destacó su actividad docente en EE.UU y de actividades directivas en eventos y corporaciones como la Cámara de Comercio o el Colegio Médico de Sevilla. Como bien afirma su hijo Nico Salas, también periodista de Viva Sevilla, "los tres sueños de mi padre fueron, a nivel profesional, ser director de ABC Sevilla, salir en la cabalgata de Rey Baltasar y tener una calle en Sevilla. Todo lo consiguió en vida, además de ser 'Trianero de Año".

Nicolás Salas con su esposa e hijos.

Durante toda su vida sus tres "banderilleros", como él decía, fueron Santa Ángela de la Cruz, el padre Tarín y el Cardenal Spínola. "Me trajeron suerte y ayuda. Me confié a ellos y me ayudaron mucho”. En este sentido, también fue una persona que hizo muchos favores. "De su casa han salido más de 500 tesis doctorales, plenas o en parte. Le facilitaba a todos los estudiantes que lo necesitaban, así como a periodistas e historiadores numerosa documentación, ya que disponía de una gran biblioteca personal, de temática periodística y local. La familia la seguimos conservando, con más de 30.000 libros, además de grabados, cartelería institucional de época y planos originales de Olavide", destaca Nico Salas. El archivo personal de su  padre es inmenso, de gran valor, pero hasta la fecha ni la Fundación Cajasol, ni el Círculo Mercantil, ni el Ayuntamiento, ni la Junta se quieren hacer cargo.

Nico Salas, después de los 6 años que han pasado tras el fallecimiento de su padre, señala que el homenaje que un grupo de amigos le hicieron en el Club Antares de Sevilla, en diciembre de 2015, "fue el último que se le dio en vida. Después de su muerte no se han acordado de él, excepto la Hermandad de la Milagrosa, que le concedió a título póstumo un premio por su trayectoria profesional. Pero lo que más me duele es el olvido por parte de las instituciones y entidades pseudo-públicas. Fíjate, le pusieron una calle en 2006, estando de alcalde el socialista Monteseirín -decisión por unanimidad en el Pleno del Ayuntamiento-, pero no la inauguraron porque no querían hacerse la foto con una persona de derechas. También ocurrió lo mismo con Juan Ignacio Zoido, lo que pasa es que se vio forzado a inaugurar la calle porque coincidió que el Rotary Club nombró a mi padre 'Sevillano del Año' y el alcalde del PP se enteró que Nicolás iba a hacer un discurso crítico con los políticos y por eso, el día antes de entregarle los rotarios el premio, decidió inaugurar oficialmente la calle Nicolás Salas, que por cierto estaba diluviando".

 

 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN