Quantcast
El tiempo en: Sanlúcar
01/08/2021

Última Columna

Geolocalizaciones Escolares

El control deben garantizar no sólo la asistencia sino el ejercicio profesional y desde esa perspectiva la Geolocalización es una “pamplina”

Publicado: 26/04/2021 ·
16:31
· Actualizado: 26/04/2021 · 16:31
Autor

Rafael Fenoy

Rafael Fenoy se define entrado en años, aunque, a pesar de ello, no deja de estar sorprendido cada día

Última Columna

En este blog se pretende compartir análisis, reflexión y algo de conocimiento contigo persona lectora

VISITAR BLOG

La Geolocalización, palabra rimbombante para denominar el conocimiento sobre el lugar donde se encuentra cualquier objeto en un momento determinado, ha llegado hasta las escuelas. La pátina de modernidad que le acompaña parece ser la causante de su uso por parte de los políticos de la Junta de Andalucía, que a falta de trigo, predican y predican acerca de las bondades de las “nuevas” tecnologías. Ahora de lo que se trata es de aplicarlas al Control de Asistencia del profesorado, en los establecimientos escolares.

Parece ser que se ha desarrollado una prueba “piloto” en varios centros de centros escolares. Y dicen haber recogido de aquí y allá experiencia de aplicaciones tecnológicas al control de asistencia de algunos centros que las están aplicando. También existe una guía de la Consejería de Educación que incluye este apartado y en ella se concretan cuatro formas de controlar la asistencia en los centros educativos: por código QR, código PIN, código RFID y geolocalizador. Los dos primeros son de sobra conocidos: el código QR que supone una especie de código de barras que se utilizan frecuentemente en las cajas de ventas de productos, o en las cartas de los restaurantes y eventos etc… es una imagen que almacena información que permite enlazar mediante el móvil con una base de datos. En cuanto al código PIN, utilizado en los móviles y claves de acceso a ordenadores por la ciudadanía permite la identificación y firma de muchos de los trámites disponibles de la Sede Electrónica y precisa estar registrado también en una base de datos. El RFID (Radio Frequency Identification, en inglés) son dispositivos similares a una pegatina, que pueden ser adheridas o incorporadas a un producto, un animal o una persona que permiten recibir y responder a señales de radiofrecuencia emitidas desde un emisor-receptor RFID. Esta tecnología se viene usando en tiendas donde solo pasar los productos los ordenadores de ventas recibe la información y contabilizan. Y desde hace años en las sedes de las administraciones públicas las personas funcionarias que trabajan en ellos se les facilita una tarjeta de identificación electrónica que deben pasar por un lector de las mismas. El método de Geolocalización está asociado a una aplicación de los móviles que permiten ser identificados utilizando una aplicación de Google y es imprescindible el uso del teléfono móvil. Y este es propiedad de cada persona trabajadora añadiendo la ley de protección de datos. Por otro lado nada se dice de otras formas de control que se vienen utilizando en algún centro como es la huella digital o el reconocimiento facial.

El control de asistencia regulado actualmente obliga a cada centro educativo a utilizar de un “soporte material” que refleje de manera fehaciente y contrastable la asistencia del personal. Lo más sencillo un libro de firmas, donde cada persona firma a la hora de llegada y a la hora de salida. Y así comenzó este asunto del control de asistencia que afecta aproximadamente a casi 120.000 personas trabajadoras en la Educación pública andaluza donde funcionan más de 57 mil unidades escolares en establecimientos educativos de titularidad pública. Para realizar el control de ese funcionamiento, no sólo de la presencia de estos millares de personas trabajadoras y para conocer el diario discurrir de lo que se hace en las miles de unidades, aulas, la Junta dispone de sólo 285 Inspectores. Si todos ellos se dedicaran al control del de funcionamiento de los procesos de enseñanza aprendizaje, la media de personal por inspector sería de 420 y el número de unidades a visitar cada año sería de 220. Recordemos que el curso escolar comprende 175 días.

El control y la rendición de cuentas de la acción pública, de todo el personal que cobra de los dineros públicos, incluidos los políticos, son imprescindibles. Para ello la fiabilidad de los procedimientos de control deben garantizar no sólo la asistencia sino el ejercicio profesional tanto de docentes como no docentes en los centros educativos y desde esa perspectiva la Geolocalización es una “pamplina”.

Fdo Rafael Fenoy Rico

COMENTARIOS